BAJE AL PUERTO

Bajé al puerto
Bajé al puerto y vi zarpar mis años
y las naves.
Era linda la mar tan ataviada
pero tú estabas lejos.
Y le pedí a Dios
que me dejara pasar la noche
bajo una estrella suya,
que un poco detuviera
las naves en el mar,
que parara mis años,
porque tú estabas lejos.

Nikiforos Vretakos

Poeta griego (1912 – 1991)

(Traducción de Ramón Irigoyen)

Free imagines by Internet

CANCIÓN 5

Poema de la semana (91) – ❖ (17-1-2022)

Sol Portero

(Diálogo en la oscuridad)

Todavía algunas noches,
padre mío, me despiertas
y me preguntas, temblando,
como a través de la niebla,
si ha de venir algún día
para ti la primavera.

–¿Es que no sabes que has muerto,
que donde estás no florece,
cuando es abril, la semilla,
aunque en el campo la entierres? .

Y contestas: –«Hijo, ¿cómo
me hablas estando yo ausente?
¿A quién de los dos, entonces,
está engañando la muerte?»

José Mateos

(Jerez de la Frontera, 1963)

De la niebla, 2003

Jardín Intacto

Poema de la semana (89) – ❖ (3-1-2022)

Sol Portero

Allí magnolias, tulipanes, sombras
de pétalos palpables. Aquí los senos,
el ombligo, la voz, el áureo pubis,
tu risa y las adelfas, brazos, lotos,
nenúfares en torno de tu cuello
y la noche zumbando en los pistilos…
Astros que queman en tu piel, gardenias,
tactos de orquídeas, suave olor, jadeos,
ceguedad de ese Dios que se derrama
en cada efímera corola. Y las espinas
de tanto en tanto. Pero también lirios,
y dalias otra vez, todo en tu carne.
Jardín intacto, puro y hasta pútrido,
como tal vez ocurra en ese instante
cuando fermenta el tiempo en el espanto
y acelera la flor hasta ser mustia.
Jardín con el ayer, el hoy, el nunca
y el hambre ciega de un veloz deseo,
llenándote los ojos en un éxtasis
que jamás se ha saciado.

Eugenio Montejo

Poeta venezolano (1938 – 2008)

AMOR SECRETO

Poema de la semana (87) 20-12-21

by free picture internet

Yo también tuve un amor secreto,
a la edad de siete u ocho años. Ella no sabía nada.
Nunca le dije nada.
Una sonrisa era nuestro único puente.

Hace poco soñé con ella.
Guirnaldas, caballos azules de correaje dorado.
Me llevó a un rincón y me preguntó:
«¿Te ha ido bien por el mundo?»
«¿Has tenido suerte?»
Creo que le dije que no.
Antes de caer al abismo, me dijo:
«Siempre he sabido que me querías».

No sé si es lícito volver atrás,
si podemos escoger otra vez
en el cruce el camino que dejamos de lado.
Pero es cierto que de vez en cuando
lo que sentimos en el pasado se vuelve real,
aunque sea por un momento.

Una semana desde el sueño
nos topamos en la calle.
Guirnaldas, caballos azules de correaje dorado.
La conversación no tuvo
nada que ver con el sueño.
Como años atrás
sólo una sonrisa,
no le dije nada.

Kirmen Uribe

Mientras tanto cógeme la mano. Traducción de Kirmen Uribe, Gerardo Markuleta y Ana Arregui. [edición bilingüe] Visor, 2010.

LA PLAZA EN OTOÑO

LA PLAZA EN OTOÑO
ACTIVIDAD DE TALLER FOMENTO A LA LECTURA BILINGÜE
Quiero agradecer especialmente la colaboración del profesor IAN MC PARTLIN y la academia LIFFEY SCHOOL OF ENGLISH ( C/General Palafox 6, Badajoz). Su entrega y profesionalidad. Fue un placer y lo pasamos genial

Poema de la semana (85) 6-12-21

Álamo temblón, tu follaje es blanco en lo oscuro.
El cabello de mi madre nunca llegó a ser blanco.

Diente de león, tan verde es la Ucrania.
Mi rubia madre no volvió a casa.
Nube de lluvia, ¿te demoras en los pozos?
Mi dulce madre llora por todos.

Estrella redonda, tú enroscas la cola dorada.
El corazón de mi madre fue herido con plomo.

Puerta de roble, ¿quién te sacó de los goznes?
Mi tierna madre no puede venir.

Paul Celan
(1920 – 1970)

De su libro Amapola y memoria (Mohn und Gedächtnis, 1952), Traducción de José Luis Reina Palazón.

Paul Celan

LA PLAZA EN OTOÑO

Ayer tuvimos un evento en la Plaza de Santa Marta, un monólogo contra la violencia de género. Os dejo algunas fotos. Podéis ver la pequeña muestra que el fotógrafo Antonio Hernández Cantero ha realizado, unos retratos impresionantes, en nuestra librería.

Antonio Hernández Cantero
Antonio Hernández Cantero
Antonio Hernández Cantero
Antonio Hernández Cantero

La ausencia es una forma de invierno. Luis García Montero

Como el cuerpo de un hombre derrotado en la nieve,
con ese mismo invierno que hiela las canciones
cuando la tarde cae en la radio de un coche,
como los telegramas, como la voz herida
que cruza los teléfonos nocturnos,
igual que un faro cruza
por la melancolía de las barcas en tierra,
como las dudas y las certidumbres,
como mi silueta en la ventana,
así duele una noche,
con ese mismo invierno de cuando tú me faltas,
con esa misma nieve que me ha dejado en blanco, pues todo se me olvida
si tengo que aprender a recordarte.