TENEDOR

Poema de la semana (126) – ❖ (21-12-2022)

Free imagines by Internet

TENEDOR

Esta cosa extraña debe haberse arrastrado
directamente desde el infierno.
Parece la pata de un pájaro
puesta alrededor del cuello de un caníbal.

Cuando lo coges con la mano,
cuando apuñalas con él un trozo de carne,
es posible imaginar el resto del pájaro:
su cabeza es como tu puño
grande, calva, sin pico y ciega.

Charles Simic

Poeta estadounidense de origen serbio (Belgrado, 1938)

Traducción de Mario Lucarda

EL GUARDIÁN

Sol Portero

Poema de la semana (125) – ❖ (14-11-2022)

La puesta de sol. Los prados ardiendo.
El día perdido, perdida la luz.
¿Por qué amo lo que huye?

Tú que te fuiste, que te estabas yendo,
¿qué oscuros cuartos habitas?
Guardián de mi muerte,

custodia mi ausencia. Yo estoy vivo

Mark Strand
(1934 – 2014)
Poeta estadounidense de origen canadiense

Traducción de Eduardo Chirinos

CAUTIVOS

Poema de la semana (124) – ❖ (7-11-2022)

Mi juventud jugando hizo prisionera a la vida.
¡Oh fortaleza en la que vivo!

Campos, os recreáis en mis cuatro cosechas.
Yo trueno, vosotros giráis.

René Char
(1907 – 1988)

Traducción del francés de Alicia Bleiberg

¡ATENCIÓN!

El próximo 11 de noviembre POR LA TARDE, la librería MERIENDA DE LETRAS estará CERRADA. Estaremos en Mérida en la Biblioteca Pública del Estado «JESÚS DELGADO VALHONDO» con un taller de Fomento a la Lectura

FELICIDAD LOGRADA

Foto Sol Portero

Poema de la semana (123) – ❖ (31-10-2022)

Felicidad lograda, caminamos
por ti sobre un filo de espada.
Para los ojos eres resplandor que vacila;
para el pie, tenso hierro que se raja;
que no te toque, pues, quien más te ama.

Si llegas a las almas invadidas
de tristeza, iluminándolas, tu mañana
es dulce y turbadora como nidos en las molduras.
Mas nada paga el llanto de ese niño
cuyo globo se escapa entre las casas.
Eugenio Montale
(Génova, 1896 – Milán, 1981)

COMPAÑERA DE HOY

Poema de la semana (122) – ❖ (24-10-2022)

Kikugawa Eizan (1787-1867), Reclining couple reading a love letter, ca. 1804-1818.

Compañera de hoy, no quiero
otra verdad que la tuya, vivir
donde crezcan tus ojos,
dando tu luz, tu cauce
a lo que veo y siento…

Deshacer ese ovillo
oscuro del temor,
encontrar lo perdido,
quebrar la voz del sueño…

Y lenta, lentamente
aprender a vivir,
de nuevo, de nuevo,
como en una mañana
cargada de riqueza.

Alfonso Costafreda
(Tárrega, Lérida, 1926 – Ginebra, 1974)