INVIERNO EN LOS ALPES, Zofia Nalkowska

Invierno de 1925, en una residencia de los Alpes suizos, se dan cita un grupo heterogéneo de huéspedes venidos de todos los rincones de Europa. Ellos, al igual que las chovas que sobrevuelan los cielos de ese lugar idílico próximo al lago Lemán -y que dan nombre a la edición polaca de este clásico (Choucas, powiesc internacjonalna)-, llegan buscando la paz que han perdido en sus lugares de origen. Han pasado seis años desde el final de la Gran Guerra y las heridas del conflicto están muy presentes en las conversaciones diarias. Todos ellos forman una curiosa réplica en miniatura de la Sociedad de Naciones: rusos que han dejado de serlo o que huyen de la revolución bolchevique, franceses que sueñan con perpetuar un imperio que comienza a desmoronarse, una pareja de británicos que no han logrado asimilar la perdida de Irlanda, algún alemán detestado por todos que no ha podido superar el trauma de la derrota, armenios que han sufrido unos de los primeros genocidios de la historia, un judío que encarna un drama que ya se palpa en el ambiente y exóticos españoles (entre ellos, un caballero chapado a la antigua siempre dispuesto a defender su honor y morir por su rey). El invierno pasa, los prados verdean y los huéspedes, como las chovas, se van despidiendo de la residencia. Entre tanto, algunas parejas se han roto y se han descifrado algunos enigmas, pero las grandes cuestiones, que planean sobre una Europa nuevamente al borde de la guerra, siguen sin respuesta.
Basada en la estancia de la autora en un sanatorio suizo y narrada con una voz muy personal, esta novela ofrece claves para comprender los desgarros que vivió la sociedad y la cultura europeas entre las dos grandes guerras

EL RETORNO, Dulce María Cardoso

Leer El Retorno es oír a Ruí, un adolescente que no para de contar, que casi ni respira, que narra el drama de su familia al partir de Angola, días antes de que este país dejara de ser colonia portuguesa y obtuviera su independencia, en 1975. Ese dolor de abandonar la vida, de repatriarse y volver a una metrópoli que solo conoce por historias y fotos, se convierte en una novela llena de memorias recreadas a partir de los más mínimos detalles. La voz de Ruí, que se sostiene de principio a fin, que a pesar del momento que vive nunca deja de ser un adolescente con sus preguntas y ansiedades, podría ser también la voz de tantos exiliados, de tantos desplazados, de todos aquellos que, por desgracia, han tenido que dejar su tierra para empezar de nuevo. TRADUCCIÓN DE JERÓNIMO PIZARRO.

PON UN CUENTO EN TU BOLSO


Mercedes, nuestra muñeca lectora sigue empeñada en su campaña de convencer a los padres, madres, abuelos, abuelas, titos, titas, primos, hermanos mayores…que la mejor manera de fomentar la lectura es llevar un cuento en el bolso o la mochila para divertir y entretener a nuestros niñ@s. Hoy nos presenta la colección de «Cuentos de la Media Lunita» por recomendación de un cliente de nuestra librería que además de abuelo, en la actualidad, y que se dedicó durante mucho tiempo al mundo editorial. ¡Fantástica recomendación! Porque además de ser una recopilación de cuentos tradicionales, siguen la regla de oro, BUENOS, BONITOS, BATATOS y además ¡No pesan nada!

FESTEJAR EL DÍA DEL LIBRO

Festejar El Día del Libro está muy bien, yo diría, incluso, que está genial. Igual que cuando se celebra El Día del Padre, de la Madre, el del Planeta, el de los Enamorados; si no fuera por ese cierto tufo a consumismo incontrolado.

¿Debemos leer, respetar el planeta, o amar a nuestra pareja cuando nos lo impongan o nos lo recuerden?  ¡¡Pamplinas!! ¡¡Paparruchas!!-como diría Ebenezer Scrooge.

Debemos leer siempre, amar los libros siempre, al igual que debemos respetar y cuidar a nuestros seres queridos (tengan el formato que tengan, pareja, hijos, padres…) y por supuesto a nuestro planeta sin fecha determinada para hacerlo. Siempre.

Para centrarnos en los libros, lo primero que debemos hacer es agradecer a todos los que aman los libros, y que nos han acercado a sus páginas, las han abierto para nosotros con primor ante nuestros ojos: ¡Mira! Parecen decirte, ¡Lee!

Gracias a ese profesor, o maestro, que te descubrieron al autor con el que te enamoraste perdidamente de la lectura, con el que te perdiste por los tejados de la imaginación o te rebelaste en plena adolescencia.

Gracias al bibliotecario, paciente, curioso, erudito que te aconseja, que te escucha, que te lleva por ese laberinto infinito de libros dormidos.

Gracias al librero, atento, que sabe estudiar el rostro del lector que llega hasta sus estanterías; ese que no busca un vendedor complaciente sino al que ha pasado muchas horas entre páginas sabias, de opinión diversa; y que acertará con lo que busca.

Gracias a los que luchan por la Literatura, por los Libros, por el Fomento a la Lectura desde el campo de batalla, a veces minado, de colegios, institutos o administración; se encuentran muchas veces con enredadas madejas de hilos burocráticos.

Y gracias a los padres, madres, abuelos, abuelas, tíos, tías, que muchas noches, con párpados hinchados de cansancio, o en ratitos perdidos, con paciencia infinita, nos narran un bonito cuento.

Constituyen un batallón de hormigas trabajadoras, laboriosas hilanderas, armazón de la cultura , que debemos proteger.

¡E conta, mamá, e conta otra vez, por favor! Recreo en mi mente la voz de mi hija que me instaba una y otra vez a contar la misma historia.

Hoy quiero proponerles una encomienda: luchemos por los libros, por la cultura, por la lectura; pero desde abajo, desde los cimientos. Y para eso necesitamos enseñar a los niñ@s a amar la lectura. Yo les propongo un reto: PONGAMOS UN CUENTO EN NUESTRO BOLSO, y cuando nuestros niñ@s nos pidan el móvil para entretenerse, ofrezcámosles un mundo lleno de mucho más que una pantalla; ofrezcámosles la fantasía, la imaginación, y la ilusión de un libro.

ACTIVIDADES PARA EL VERANO: CUENTO Y PISCINA


Os proponemos un verano de lecturas. Este mes de julio, antes de ir a la piscina, al campo, a dar un paseo… Pásate por nuestra librería, allí encontrarás actividades divertidas, y formativas. Talleres de fomento a la lectura, talleres Kamishibai, actividades de comprensión lectora y música. ¡Te lo vas a perder! Pregunta y reserva. Aforo limitado .