AGRADECIMIENTOS

Hoy quería mostrar la cara amable, ¡qué digo amable! la versión VIP de esta bonita profesión.

Desde que comencé con este proyecto he tenido muchas alegrías y es de esto de lo que hoy quiero hablar, porque si bien es cierto que estamos en una situación muy «delicada» , que algunos vaticinan de apocalíptica con la desaparición de las librerías, yo sigo empeñada en luchar por este espacio, mi espacio y el vuestro, nuestra librería. Los libros reúnen a gente de todo tipo. Somos amantes celosos pero no tememos compartir al ser amado, y eso nos hace libres entre otras muchas cosas…pero divago. De lo que hoy quiero haceros participes, es de la magia que este trabajo conlleva.

Ayer un cliente, un señor mayor del barrio, entró y me regaló un libro.( Platón en 90 minutos) ¡Qué maravilla! ¿No os parece? Echamos un ratito hablando de libros. Pero no fue el único, después otro cliente, y ya estas alturas amigo, me comentó al pasar por la librería que habían visitado la librería su hermano y su cuñada, desde Sevilla, y que les había encantado (los recordé, claro) y un amigo y colaborador de esta librería también ha tenido a bien regalarme la traducción de algunos cuentos de tradición oral portugueses y angoleños, ¡todo un lujo! para un proyecto que estoy hilvanando junto a otra cuentista, Chus García (formamos el dúo «Las cuenteras») de narración oral para adultos. Por eso no puedo mas que sonreír y AGRADECER a tantos de vosotros que apoyáis con vuestro cariño a las librería independientes. Porque es un auténtico placer y un lujo poder dedicarse a esa profesión. Una riqueza poder fomentar la lectura desde el club de lectura y ver el brillo y la ilusión de un grupito de niñas emocionadas con sus libros. Poder comentarlos con ella, poder trabajar con ellas desde el ocio y el entretenimiento. O que pase por delante del escaparate un niñito de apenas dos años y te salude con su manita y le diga a su padre vamos a ver a Sol y los cuentos, o pasar una tarde con otra criatura maravillosa de ocho años, vecina inquieta y creativa, que se sentaba a mi mesa para charlar de cuentos, de libros y del colegio…Por todo esto y más, me siento afortunada, muy afortunada. GRACIAS A TOD@S

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *